Flor metálica
Tips: conocé Buenos Aires con bajo presupuesto
15 septiembre, 2015
Tips para elegir un hostel
19 octubre, 2015
Show all

¿Por qué elegir un hostel?

Hostel

Bien sea que viajás con bajo presupuesto, que buscás socializar, o que querés descubrir una cara más dinámica del lugar que visitás, hospedarte en un hostel tiene una serie de cualidades y características que pueden convertirse en las razones para elegirlo, o para buscar una opción diferente y más conservadora. A continuación te dejamos una lista de particularidades que encontrarás si te hospedás en un hostel.

¿Te gusta socializar? ¡Pues prepárate para conocer a mucha gente!

Como es bien sabido, uno de los detalles más importantes de un hostel, además de ser más económico que un hotel regular, es que las habitaciones suelen ser compartidas, por lo que probablemente dormirás con personas del otro lado del mundo.

Si te gusta conversar y te interesan otras culturas, hospedarte en un hostel será una excelente oportunidad para conocer gente de todas partes del mundo, hacer nuevos amigos, intercambiar experiencias, y quién sabe, hasta encontrar al amor de tu vida.

Se comparte todo… ¡hasta los baños!

Un detalle que para algunos no es problema, para otros puede ser un factor decisivo a la hora de elegir hospedarse o no en un hostel. Y es que generalmente los baños suelen ser compartidos, llegando incluso a haber lugares donde no se hace distinción de género, de forma que es el mismo baño para todos y listo.

Si jamás te has duchado con otras personas bañándose también en duchas contiguas a vos, ésta puede ser una oportunidad para experimentarlo. Si no, siempre podrás consultar en el hostel por habitaciones con baño privado, teniendo en cuenta que el costo será más elevado.

¿Para qué comprar cuando podés cocinar?

Un detalle interesante de muchos hostels es que suelen tener cocinas totalmente equipadas para que podás cocinar lo que quieras. Además de ahorrarte un montón de dinero en comida, está casi garantizado que la acción de cocinar se transformará en una cuestión social, en la que compañeros de alojamiento se sumarán aportando ingredientes y bebidas, y generando al final un banquete de grandes proporciones, lleno de risas, historias y buenos momentos.

¿Jamás habías comido cosas de Turquía? Bueno, esta será la primera de muchas veces que probarás exquisiteces de éste y de muchos otros lugares.

Todos comparten una misma pasión: viajar

El ambiente de un hostel es muy particular. Generalmente los dueños de hostels son viajeros empedernidos que decidieron ofrecer un lugar de paso para otros como ellos, por lo que es muy común encontrar que el personal del hostel, lejos de ser lugareños, se conforma de extranjeros provenientes de los más variados países, que o bien están de paso por la temporada, o sencillamente se enamoraron de la ciudad y decidieron quedarse un poco en ella.

Este detalle es fundamental a la hora de consultar qué visitar, pues te dirán de todo corazón qué lugares los impactaron a ellos, y te harán conocer, no sólo los atractivos clásicos del lugar, sino también las curiosidades y lugares “fuera del mapa” que más los marcaron. Si tenés suerte, ¡capaz hasta vayan juntos!

La música y el arte te acompañan

No te extrañes si de la nada a tu alrededor se arma una fiesta llena de música y alegría. Es normal que una tranquila tarde se transforme de la nada en una celebración, tan solo con la aparición de una guitarra. Si estás atento escucharás los más variados géneros musicales, en todas las lenguas y cadencias. Probablemente para el final de la tarde estarás cantando alguna tonada en un lenguaje impronunciable que jamás te habrías imaginado en aprender.

¿Ya estuviste alguna vez en un hostel? ¿Cuál fue tu experiencia?