Tips para elegir un hostel
19 Octubre, 2015
Plaza Vaticano
Que hacer en el centro de Buenos Aires, a 5 minutos del Hostel Colonial
21 Febrero, 2016
Show all

Por qué alojarse en un hostel puede ser una experiencia increíble

Hostel lifestyle - por qué alojarse en un hostel puede ser una experiencia increíble

“¡Hola!, ¿de dónde sos? Ah sí, copado, ¿y porque estás en esta ciudad?, ¿cuánto tempo te quedarás acá?…”

Por lo general todo comienza así, una breve charla, y en pocos minutos ya se puede decir que conoces a alguien nuevo. Completamente nuevo. Y esa persona, que nunca habías visto en la vida, va a dormir en la misma habitación que vos, y posiblemente algunos otros que también nunca pasaron por tu camino hasta ahora, también compartirán un cuarto de baño y la cocina.

En realidad vas a compartir una casa entera con ellos o ellas, en una especie de intimidad que vos nunca pudiste haber tenido, incluso con amigos.

Parece extraño, pero créanme, es una experiencia increíble – por supuesto, si abres tu mente y permites que así sea.
Estoy hablando de hospedarse en un hostel, que más que una manera de asentarse en un pequeño lugar de paso, es promover una experiencia de vida y aprendizaje.

La idea surgió de forma espontánea en Alemania cerca del año 1912, cuando un profesor tuvo que refugiarse de una tormenta con sus alumnos y buscó una manera de alojarlos. Viendo el potencial en esto por su accesibilidad, especialmente financiera, y por la oportunidad de compartir de culturas, se impulsó la idea, y tanto éxito tuvo que hoy en día los hostels o albergues transitorios son cada vez más solicitados por los viajeros de todo el mundo.
Es cierto que un hostel no tiene el mismo tipo de servicio y la privacidad que un hotel típico, aunque es muy común que muchos de ellos tengan habitaciones privadas. Los servicios más específicos de los hoteles, como por ejemplo el servicio a la habitación, o los restaurantes buffet no son una opción, pero a cambio de esto hay cosas que sólo pueden suceder en un hostel:

Conocer mucha gente de lugares distintos, posiblemente de todo el mundo, y practicar con ellos idiomas que ya manejabas, o incluso aprender uno nuevo; o conocer a gente de tu propio país y hacer un intercambio de información y cultura con ellos; probar la comida típica de otros lugares, tener compañía para explorar la ciudad y hacer las excursiones que de otra manera harías solo, hacer nuevos amigos e ir a visitarlos en nuevos viajes, o incluso viajar con ellos…

Un viaje no tiene por qué ser sólo para conocer un lugar, también pueden ser a varios lugares y millones de experiencias, gracias a la gente que conocimos y a los cambios que vivenciamos.

Por eso olvídate timidez, abra la mente, y toma esta pista: ensaya esas pequeñas preguntas de aproximación inicial, pues siempre te ayudarán.

¿Y yo?, Siempre elegiré un hostel para hospedarme. ¡Es la mejor manera de viajar!

Gaby, Brasilia.
Noviembre 2015